Sólo uno de cada 10 alojamientos hoteleros abre todo el año en Calvià

Tras el buen pulso turístico que ha mostrado el mes de octubre, noviembre marca el inicio del 'cerrojazo' hotelero

13.10.2017 | 02:45

A un mes de octubre que ha mantenido con buen tono el pulso turístico de una temporada récord le seguirá la cruda realidad de la temporada baja de cada año en Calvià, que se sintetiza con la idea de un extendido cerrojazo que apaga la vida del municipio.

En todas las zonas, el inicio de noviembre marca el punto de inflexión, como en Palmanova–Magaluf, que se queda con apenas un 16% (14 respecto a un total de 86) de establecimientos abiertos, un porcentaje que incluye sobre todo pequeños alojamientos y no grandes hoteles. El dato contrasta sobre todo con la situación de octubre, cuando la mayoría de la planta ha estado operativa.

Según las previsiones oficiales que manejan las diferentes asociaciones hoteleras y el Ayuntamiento, el número de hoteles que abrirá este año sin interrupción durante todo el invierno se mantendrá en los mismos parámetros de la última década.

De un total de 220 establecimientos bajo el radar de las asociaciones hoteleras, apenas 22 (el 10%) funcionarán de forma ininterrumpida durante el invierno; una cifra que, incluso, hay que precisar, puesto que no sólo incluye hoteles, sino también pequeños hostales y apartoteles.

Así, de acuerdo a este listado, en Palmanova–Magaluf habrá 10 alojamientos turísticos abiertos toda la temporada baja, aunque el único gran hotel que se encuentra entre ellos volverá a ser el Vistasol.

Exponente de estacionalidad

En Santa Ponça, con 34 establecimientos hoteleros, los únicos que estarán operativos sin cerrar en toda la temporada baja serán, un año más, el alojamiento del Golf Santa Ponça –alejado del núcleo urbano y de reducidas dimensiones– y los apartamentos Delfín Casa Vida.

En el caso de esta localidad, la hibernación turística llega hasta bien entrado marzo, si bien en febrero abrirán el Bahía del Sol, el Punta del Mar y el Zafiro Rey Don Jaime. A lo largo del mes de marzo, se prevé la apertura de hoteles como el Plaza Santa Ponça, el Jardín del Mar, el Pirates Village o el Santa Ponsa Park.

Como es habitual, la zona de Peguera–Cala Fornells resiste un poco mejor los efectos de la estacionalidad, amparándose en un modelo centrado en el mercado alemán y, en los últimos años, enfocado también a atraer turismo deportivo.

Aún en noviembre, una veintena de alojamientos estarán abiertos, como el Allsun Paguera Park, el Beverly Playa o el Hesperia Villamil –entre otros–, lo que representa la cifra más alta de todo el municipio el mes que viene.

Eso sí, de los 70 alojamientos con que cuenta esta zona turística, apenas seis (incluyendo algunos pequeños alojamientos y apartamentos turísticos) funcionarán ininterrumpidamente durante todo el invierno: un 8,5% de la planta total.

En Illetes, se encuentra un establecimiento hotelero que funcionará durante todo el año –el Barceló Albatros–, mientras que en Cas Català hará lo propio el Maricel. El resto de esta zona turística sólo recobrará el pulso a partir de marzo, aunque para febrero sí que está prevista la apertura del Bonsol.

El caso de Portals Nous

Un panorama semejante se encuentra en la zona turística colindante de Portals Nous y Bendinat. El Linder Golf and Wellness Resort no cerrará en invierno. El OD Portals es otro establecimiento de la zona que en los últimos años ha abierto los 12 meses del año. En febrero, abrirá el Mardavall y en febrero se unirá a la planta operativa el Marina Portals, de acuerdo a las previsiones que manejan las asociaciones hoteleras.

Por lo que respecta a los hoteles de interior, el agroturismo Can Estades abrirá a finales de diciembre, mientras que Castell de Son Claret prevé su apertura para febrero y Son Boronat para marzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.